divendres, 10 de febrer de 2012

Las clasificaciones estadísticas

No es ninguna osadía afirmar que una de las características del ser humano es su necesidad de ordenar constantemente la realidad que le rodea. En ocasiones sucede que a la hora de analizar un fenómeno tenemos que separar, homogeneizar y graduar los datos que nos encontramos referentes al mismo para darles un sentido que nos permita extraer una conclusión y estudiarlo de una manera más práctica. Con frecuencia la realidad es enormemente diversa (fact is stranger than fiction) así que nos hemos de servir de instrumentos que nos ayuden a simplificarla para obtener de manera ordenada y sistemática la información que nos proponemos describir o analizar.

Una clasificación no es más que un instrumento lógico, una herramienta que intenta ordenar, estandarizar, categorizar y describir las características de una realidad concreta para encontrar una manera operativa de analizarla desde el punto de vista estadístico, con el objetivo de garantizar la comparabilidad de los datos y la unicidad de criterios. Nos permite ordenar y disponer por clases, para después interpretar los resultados.

Como cualquier otro instrumento de medida, las clasificaciones no son estables en el tiempo, sino que son permeables y están sometidas a constante revisión y actualización. Una clasificación que en un período de tiempo determinado puede sernos útil, en cualquier momento puede requerir una revisión o modificación. Todo cambio en una clasificación existente puede suponer tres tipos de variaciones en las categorías clasificatorias:
  • La creación de nuevas categorías que antes no existían. 
  • La eliminación de categorías anteriormente existentes. 
  • La modificación del contenido de las categorías, que puede consistir en una agrupación de categorías, una división de las mismas o una reubicación de conceptos entre categorías. 
En  el análisis social existen distintos tipos de categorizaciones para cada campo de análisis: económicas, sociales, educativas, etc. Los institutos oficiales de estadística suelen ser la mejor fuente para obtener las clasificaciones que se utilizan en la actualidad, y son de consulta obligada antes de aventurarnos en la confección de una nueva clasificación, pues nos dan las pautas para que el instrumento de análisis que diseñamos se adapte a los estándares que se están usando en ese campo y de este modo tenga una mayor robustez y una mayor comparabilidad con los que previamente se han diseñado.

Próximamente escribiré en este blog algunas entradas monográficas sobre las nuevas clasificaciones específicas de actividades económicas y de ocupaciones. Por el momento dejo los enlaces a los apartados dedicados a clasificaciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), del Institut d’Estadística de Catalunya (IDESCAT) y del instituto de estadística europeo (EUROSTAT), donde se puede obtener una buena guía para el análisis:

Clasificaciones (INE).
Clasificaciones (IDESCAT).
Clasificaciones (EUROSTAT).

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada