divendres, 16 de setembre de 2011

Herramientas de (auto) defensa estadística

La estadística es una ciencia exacta, o sea, dice exactamente lo que queremos que diga. 

Esta máxima es uno de los motivos por los que hay que estar alerta cada vez que desde la prensa escrita, televisión u organismos públicos se lanzan datos y tenemos que interpretarlos. Cabe decir que la estadística en sí no es mala. De hecho, sin ella muchísimos de los avances en el conocimiento de un sinfín de campos no hubieran sido posibles. Sin embargo, como todo(s), la estadística en ocasiones puede ser maliciosa. En esta entrada pretendo ofrecer un conjunto de herramientas en forma de bibliografía para protegernos de los ataques perversos de datos a los que cada día nos vemos sometidos, en concreto en el ámbito de las ciencias sociales o el estudio “científico” de la sociedad, que es el que trabajo.

La estadística está por todas partes. En ocasiones incluso sin darnos cuenta estamos haciendo estadística, o contribuyendo a ella. Cada vez que nacemos (en este caso, sólo una vez, excepto para quien crea en reencarnaciones), tomamos un avión, subimos a un autobús, entramos en el metro, retiramos una bicicleta del Bicing, visitamos una página web, nos descargamos un archivo de internet, ponemos un “Me gusta” en Facebook, superamos un curso académico o nos inscribimos en la oficina de empleo, estamos haciendo estadística. Nuestro paso por el mundo en que vivimos deja huella en forma de número. Y estos registros se suelen utilizar para obtener conocimiento de la realidad. Desde el punto de vista pesimista, para controlarnos mejor. Desde el punto de vista optimista, para conocernos mejor y actuar en consecuencia.

La cantidad ingente de información que generamos después de recolectada es, normalmente, analizada estadísticamente e interpretada. Esta capacidad analítica, sin embargo, no siempre es bien utilizada. Que los datos digan exactamente lo que dicen o exactamente lo que queramos que digan depende de quién los trabaje y de cómo se hayan obtenido. Pero es tarea de quien recibe la información el interpretarlos y el despertar un espíritu crítico hacia esos datos. La estadística social, económica, demográfica, los sondeos, las encuestas, los análisis y la visualización de datos son susceptibles de cometer errores de concepto o de análisis. Ante ello, es necesario estar prevenido.

He aquí algunos libros o recursos en internet que ayudan a tamaña empresa (se aceptan sugerencias para completar la relación):

Claudi Alsina. Asesinatos matemáticos. Ariel. 2010.
Claudi Alsina es catedrático de matemáticas en la Universidad Politécnica de Catalunya y tiene diversas obras de divulgación matemática. En este interesante y entretenido libro se dedica a analizar en clave de humor anécdotas cotidianas de la política, la salud, los medios de comunicación, la cocina o la educación poniéndolos en tela de juicio y haciendo la correcta aclaración matemática cuando es necesario.

Pere Grima. La certeza absoluta y otras ficciones. RBA. 2010.
Pere Grima es profesor en la Universidad Politécnica de Catalunya y trabaja en temas de gestión de calidad y estadística industrial, además de la divulgación de la estadística. La certeza absoluta y otras ficciones es una magnífica introducción a la estadística donde se explica su origen, evolución, temas principales e incluso algunas anécdotas históricas. Parte del contenido de este libro y otros aspectos interesantísimos están disponibles en su perfil de la página web de la UPC.

Michael Blastland, Andrew Dilnot. El tigre que no está. Turner. 2009
Los británicos Michael Blastland y Andrew Dilnot participan en un famoso programa radiofónico sobre números llamado More or Less. En El tigre que no está hacen una recopilación de algunos temas tratados en su programa que se ocupan de los principales temas de la estadística, desde problemas de muestreo a interpretaciones o presentaciones de datos erróneas.

Blog Malaprensa.com
El blog de Malaprensa.com es la herramienta más cercana de autodefensa estadística. En él se analizan periódicamente noticias que aparecen en los medios de comunicación que contienen algún error en los datos que presentan o en la interpretación de los mismos. Frecuentemente tomamos como un dogma de fe la información que aparece en los periódicos, pero en ocasiones hay (muchos) errores. Es un blog muy recomendable para despertar el espíritu crítico a la hora de leer una noticia en un diario.


Para terminar, me gustaría decir que el mes de febrero de 2011 el Ateneu Barcelonès realizó un ciclo de conferencias llamado “Curs d’autodefensa matemática”, una gran iniciativa en la cual me he basado para realizar esta entrada y en el que participaron algunos de los autores de los libros que he explicado anteriormente.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada